Tripitas Don Ramon, banner

Tripitas Don Ramón

La búsqueda de algunos platillos es una labor casi arquelógica. Encontrar una torta ahogada en Guadalajara no tiene mucho chiste… encontrar unos tacos de carne asada decentes no es ningún hallazgo. Pero las tripas… esa, es otra historia.

Tripitas Don Ramon
Tripitas Don Ramon

No termino de entender, si la ausencia de tripas en la escena-taquera de Guadalajara, se debe a la complejidad de su preparación, a una poca demanda, o a su elusiva naturaleza, pero una cosa es cierta… las tripas no son fáciles de encontrar. Por este motivo, me dí a la tarea de buscar recomendaciones y uno de los lugares que fueron sugeridos una y otra vez, fueron las legendarias Tripitas Don Ramón.

Entre calles obscuras, aparece una esquina con buena iluminación, movimiento y mesas en la banqueta. Los focos alcanzan a iluminar el letrero donde se lee con claridad “TRIPITAS DON RAMÓN” dando a la calle, dos hábiles taqueros, preparan las tripas.

Tripitas Don Ramón ofrece más que tripas. Tacos de bistec, adobada, tripita dorada, tripita blanda, moyeja [sic], lengua, labio, creo que hasta cabeza. Sin embargo, claramente, la estrella del show, y el plato que ha hecho a Don Ramón, legendario. Es su orden de tripitas doradas.

IMAG0918Las tripas de Don Ramón, toman el camino de la tripa dorada. Son profundamente fritas hasta que llegan a un punto casi de chicharrón. El sabor es rico y serían unas tripas más, si no fuera por su única presentación. En un curioso plato ondo, se sirve la orden y se bañan con salsa de tomate, estilo la salsa dulce de las tortas ahogadas. La orden de tripitas se presenta entonces como un caldo, una especie de birria de tripitas ! Acompañadas de una cucharada de cebolla y una salsa picante deliciosa, las tripitas Don Ramón aportan una nueva dimensión al mundo de las tripas.

TripitasDonRamonEl plato de tripitas, se ve y se siente original. Ayuda a toda la experiencia, el estar sentado en una mesa en la calle, aprovechando el excelente clima de Guadalajara, como si fuera la mejor terraza de Chapultepec o Providencia. Un curioso plato de cerámica azul y blanco y los sabores de salsas y cebolla recién picada. Las tortillas se sirven calientitas y puedes tomar una cucharada de tripitas acompañada por una mordida a la tortilla. La tripa crujiente, sobrevive sin problemas la salsa de tomate. Por el contrario, la tortilla, bañada, se suaviza. La cebolla fresca, cruje también en cada mordida, mezclando su sabor con cada bocado. Puedes partir la tortilla y comer un mini taco. Como sea que la pruebes, el sabor es único.
taco de tripa don ramonAl plato le agregé un par de gotitas de limón, pero en realidad no fueron necesarios. El sabor de las tripas no lo requiere y el caldo queda perfecto con la cebolla y las tortillas.

Casi por pura curiosidad, pedí también un taco de tripas blandas, sin pena ni gloria. La impresión de la orden había quedado en mi paladar para siempre! Ricas pero hasta ahí …. el taco que quedó pendiente, es el de moyeja [sic], ya será para la otra.

La simpatía de la gente que se junta alrededor de las tripas para pedir algunos tacos o sus órdenes para dar una excelente y única experiencia. El puesto es más bien un local, hay mesas dentro, pero para mí, nada super al sentarte en la banqueta.

En general, me gustaron las tripitas Don Ramón, definitivamente destacan entre la oferta de tripas de la ciudad y por su originalidad, se quedan como una opción a considerar. Me encantó ir a explorar y descubrir este local con tanta historia. Tripitas Don Ramón están claramente consolidados como una opción y en lo personal, espero regresar pronto!

Saludos y Provecho

Tripitas Don Ramón
Chiapas 1538
San Miguel de Mezquitan, 44260
Guadalajara, JAL, Mexico

El Caldo Michi -Nakashima

32840582041_6466b9008d_oUna de las hipótesis centrales de este blog, es que la comida va mucho más allá de los platillos que comemos. La comida existe en un marco de referencia, en un espacio y un tiempo. Si logramos experimentar la comida en todas estas dimensiones, sólo entonces podremos entender y plenamente disfrutar, lo que el cocinero, la región y la historia nos ofrece. Esta hipótesis, pocas veces ha sido mejor demostrada que con el Caldo Michi de San Juan de Dios. Un platillo desconocido y poco entendido de la gastronomía tapatía.

Resulta imposible hablar del Caldo Michi, sin describir su lugar, su tiempo y su espacio. Fue en diciembre de 1941, cuando EEUU declaró la guerra a Japón, trás el ataque de Pearl Harbor. A kilómetros de distancia, una enorme comunidad de japoneses, habitaban y trabajaban en la pesca o agricultura en la zona de Tijuana y Californa.32673784552_c336ea60b0_b Al estar Japón en guerra, todos estos habitantes quedaron sin la posibilidad de regresar a su tierra, y para hacer las cosas peores, el gobierno de EEUU comenzó a encerrar a los japoneses en campos de concentración. Un hecho poco conocido, es que el gobierno de México, protegió a los japoneses que se refugiaron en territorio mexicano, y los movieron a las ciudades de Guadalajara y Ciudad de México, lejos de la frontera con EEUU. Fue por esta serie de hechos que tantos japoneses terminaron varados en Guadalajara, con poco o nulo conocimiento de la lengua, sin pertenencias y lejos de casa.

Se dice que una pareja de japoneses,  preparaban y vendían un caldo de pescado, confeccionado al estilo japones, mismo que vendían desde un puesto armado en madera en la calle. Esta pareja, ayudó a los nuevos inmigrantes a establecerse en la ciudad, y les compartió la receta del caldo. Toda la zona del centro, vió multiplicarse los puestos callejeros de este rico caldo de pescado. Pasaron los años y el gran Mercado Libertad fue construido, donde se le dio espacio a todos los puestos del codiciado caldo.

Una de las grandes confusiones respecto al Caldo Michi, es la confusión con el “OTRO” Caldo Michi. En la riviera del Lago de Chapala, se prepara un rico caldo a base de bagre, carpa y otros pescados del lago. 32827270035_096e0fe535_bEste caldo, se ha preparado desde tiempos pre-hispánicos, sin embargo, su preparación, poco tiene que ver con el Caldo que se encuentra en el Mercado Libertad. Ambos son conocidos como Caldo Michi, a pesar de ser diferentes. Luego de una pequeña investigación en campo, mi conclusión es la siguiente, el caldo japonés, adoptó el nombre del platillo pre-hispánico, con el único fin de colgarse un poco de su fama, dando pie a la confusión actual. El término caldo michi, deriva de “michtli” que es pescado en náhuatl, así que en ambos casos, sigue siendo adecuado y correcto.
32827270755_559f5ebde0_bFinalmente, llegamos al día de hoy. El Mercado Libertad, popularmente conocido como San Juan de Dios, alberga cientos de puestos de comida. Birria, tortas, pollo o tostadas… sin embargo, muchos puestos son llevados por ciudadanos mexicanos de origen japonés, de segunda o tercera generación. Hijos y nietos de aquellos refugiados de la Segunda Guerra Mundial. En el local #633 se sirve Caldo Michi, preparado por Don Jorge Nakashima. Un caldo tremendamente limpio, un sabor suave que por el contrario no sabe a pescado. Un caldo con pequeñas verduras, col, zanahoria y ricos sabores. Acompañado de algo de limón, un poco de salsa y tortillas… es un delicioso platillo. El Caldo Michi se prepara con el pescado de temporada. Originalmente se hacía con Huachinango, pero el precio de este pescado ha subido tanto, que se ha ido adaptando al pez de temporada. Sierra, Lisa o algún otro pez de agua salada (a diferencia del caldo michi de la riviera de Chapala, que se hace con pez de agua dulce).

32673781132_a50e254c3c_b

El caldo y el limón, ayudan a que un poco de cebolla sea cocida, y va además perfumado con una buena cantidad de cilantro fresco. El apio, cortado en pequeños pedazos, agrega también unas texturas interesantes en cada cucharada, dando un contraste a la col, cocida en el caldo caliente. Escondido bajo todos estos ingredientes, un par de limpios filetes de sierra, dan el sabor sublime a pescado. No es un caldo que sea agresivo y si tomaras solamente el caldo sin ver el pescado, sería difícil adivinar de donde proviene todo su sabor. Un caldo ligero , casi sin grasa y de sabroso sabor…. mucho más amigable que un menudo por ejemplo, y un sabor mucho menos intenso que un pozole.

Como mencioné al principio de esta nota, el Caldo Michi es un excelente ejemplo de un platillo en todas sus dimensiones. Un platillo que existió por una combinación de condiciones históricas y sociales como lo fueron la Segunda Guerra Mundial, los inmigrantes japoneses que terminaron en Guadalajara, y la construcción del Mercado San Juan de Dios. Un platillo que puedes probar como un simple caldo de pescado, o puedes probar como el testimonio de la historia de un pueblo. 32827262805_db47964f7a_bUn caldo que aporta a la gastronomía tapatía, los razgos de la cocina y tradición japonesa. Un caldo que dió techo,  trabajo y sustento a varias generaciones de una sociedad en búsqueda de refugio. Un caldo que fue recibido por un pueblo, que no solamente abrió los brazos sino adoptó como propia una tradición.

El Caldo Michi de San Juan de Dios, es una platillo que merece nuestro respeto, nuestro entendimiento y nuesta atención. Un platillo que merece ser explorado y redescubierto. Los invito a todos a darse una vuelta y vivir en carne propia… esta experiencia.

Saludos y Provecho !

r.

Nakashima
Calle #52 Int #633, Piso NIVEL 2, Local 632 633,
Mercado Libertad
Guadalajara, Jalisco
CP: 44360

Karnes Garibaldi – Carnes en su Jugo

31020322063_d71116811c_bLos tapatíos no sabremos mucho, de muchas cosas. Pero pregúntale a cualquier persona del Record Guiness de Karnes Garibaldi, y todos contarán con gusto y orgullo, que el restaurante más rápido del mundo está en Guadalajara. La carne en su jugo, es uno de esos platillos que llegó para quedarse en la Perla Tapatía. Un sencillo guiso de carne de res con tocino y en ocasiones frijoles que se ha convertido en todo un clásico de Guadalajara. Las Karnes Garibaldi hicieron de este platillo, su marca personal. Mezclando sus ricos frijoles re-re-refritos con la veloz entrega de la orden de carne en su jugo, se posicionaron en la mente de los tapatíos y visitantes, como una opción que no puedes dejar de visitar.

Seguir leyendo “Karnes Garibaldi – Carnes en su Jugo”

Don Zacateco – Mercado Chapultepec

29744167625_eb72102846_bDesde hace un par de años, las propuestas gastronómicas se han multiplicado en Guadalajara. Los foodtrucks han crecido como plaga, algunos restaurantes caros han tratado de posicionarse en el mercado nacional y muchísimas otras ideas, se han visto materializadas con impredecibles resultados. Sin embargo, siento que TODO este caos vale la pena cuando encuentro propuestas como Don Zacateco, perdido en una esquina del recientemente abierto Mercado Chapultepec.

Seguir leyendo “Don Zacateco – Mercado Chapultepec”

Panadería La Salteña

Con estas tardes lluviosas, se antoja mucho un rico pan dulce. Desde hace semanas, he estado recibiendo recomendaciones de una panadería llamada La Salteña.

la Salteña, panaderia
Panadería la Salteña

Siendo sinceros, por el número de recomendaciones, pensé que se trataba de una panadería hipsterosa y mis espectativas eran encontrar híbridos de panes tipo europeo con nombres tradicionales, caros y ni siquiera tan ricos. Sin embargo, dado el número de menciones, la curiosidad me ganó y el día de ayer fuí. Qué equivocado estaba ! Me sorprendió encontrar una panadería tradicional, simple, limpia y nueva. Incluso las bandejas y pinzas para manipular el pan eran las típicas que encuentras por todos lados…. será look retro? Todo parecía un montaje, hasta que ví el detalle los panes… perfectamente horneados, bien hechos, típicos picones, conchitas, empanadas e incluso una serie de donas ! Viendo las piezas, la curiosidad se transformó en antojo !

La Salteña
Panadería La Salteña

Seguir leyendo “Panadería La Salteña”

Pippo – Gnocchi el 29 en Buenos Aires

Gnocchi - Pippo - Buenos Aires
Gnocchi

Tenía casi 20 años buscando unos ñoquis que estuvieran a la altura de mis recuerdos. Hace exactamente un mes estaba caminando por las calles de Buenos Aires, rumbo a una cita con el Palacio de la Papa Frita sobre la Av. Corrientes cuando un letrero me recordó que era 29. 29 de ñoquis, 29 para poner “plata” debajo del plato. Así que, en un cambio radical de planes me puse a buscar un lugar que ofreciera pasta y no carne.

Era mi última noche en Buenos Aires, así que el margen de error era mínimo. Si no elegía un lugar adecuado, no sólo habría sacrificado mi cena en el Palacio de la Papa Frita sino que hubiera visto frustrado mi intento de comer unos ñoquis decentes. Caminé e incluso entré a varios locales… evaluaba el lugar, el menú, la gente y salía. No estaba perfecto, algo hacía falta…

Seguir leyendo “Pippo – Gnocchi el 29 en Buenos Aires”